About

As a child I used to draw horses, but the years passed and I moved on to study law, becoming a lawyer, a judge and associate lecturer at the Rovira i Virgili University for ten years. I am now a businesswoman and a licensed equestrian horse-riding instructor, but from a very early age I have carried my camera nearly everywhere. My first part-time job as a teenager was in a photography lab and in 1990 at the age of twelve, my first equestrian photograph was published in a magazine, so I could say that first and foremost, I am a photographer. My adventurous spirit led me to give up everything in 2012 to fulfil my dream of travelling around the world for more than six months. When I finally returned, it was to immerse myself in my passions, including photography and horse riding, so at almost forty years of age I started my equestrian studies and I also enrolled in Elisava’s Master of Photography and Design programme because if one thing clear to me, it is that you only live once.

Now based in Barcelona, my suitcase is always on hand, ready to take me wherever horse riders are waiting to be photographed.

De niña dibujaba caballos, estudié derecho y me convertí en abogada, luego en jueza y profesora asociada en la Universitat Rovira i Virgili durante diez años. Soy conferenciante, empresaria y técnica deportiva en hípica, pero ya desde muy joven solía llevar mi cámara por todas partes. Mi primer trabajo de adolescente a tiempo parcial fue en un laboratorio de fotografía. En 1990, con doce años, me publicaron mi primera fotografía ecuestre en una revista, así que podría decir que, ante todo, soy fotógrafa. Quizás también un poco aventurera porque en 2012 lo dejé todo para cumplir mi sueño de dar una vuelta al mundo durante más de seis meses. Cuando volví del gran viaje, decidí retomar en serio mis pasiones, entre ellas, la fotografía y la equitación, así que con casi cuarenta años pasé las pruebas de acceso al técnico hípico y me matriculé en el Máster de Fotografía y Diseño de Elisava, porque, en definitiva, si algo tengo claro es que sólo se vive una vez. 

Con base en Barcelona, siempre tengo la maleta preparada para desplazarme donde haya caballos, jinetes y amazonas para fotografiar.

A %d blogueros les gusta esto: